Premios Oscar 2022: La Bestia de Pinochet en cines Hugo Covarrubias | Cultura

  • Whatsapp

Los premios Oscar se realizarán el 27 de marzo y entre los presentes en la ceremonia de este año se encuentra el fantasma de la dictadura de Pinochet. Entre las cinco nominaciones al mejor cortometraje de animación se encuentran Animales salvajes, una película de 15 minutos que muestra a Ingrid Olderöck, una ex agente de la policía secreta en Chile conocida por torturar a disidentes políticos y capacitar a otras mujeres en el servicio público. Más específicamente, Olderöck, hija de una familia de inmigrantes nazis en Chile, está acusada de torturar a ciudadanos usando sus perros como herramientas, entrenando a sus caninos para violar a mujeres detenidas. Olderöck murió en 2001 sin pasar un día en prisión, aislado y convencido de que sus antiguos aliados querían matarlo para silenciarlo.

Read More

“Así como los nazis usaban a las mujeres para torturar a las mujeres, aquí pasó lo mismo”, cuenta a El PAÍS el director del corto, Hugo Covarrubias (Santiago, 44 ​​años). En resumen, un historia de suspenso psicológicamente, no se dijo ni una sola palabra. Sólo se ve a Olderöck moviéndose como un muñeco inexpresivo desde su casa hasta el centro de tortura, aunque en ocasiones viaja a su sueño: una habitación oscura donde el torturador se encuentra cara a cara con el torturado.

Covarrubias tardó tres años en completarse Animales salvajesy aunque no fue su primer trabajo en deja de moverte, Fue la primera persona en ser nominada a un Oscar.. En 2005 diseñó maleza, un drama que mezcla la actuación con la animación y que además se adentra en una especie de pesadilla psicológica de una niña abandonada. será dirigido almohada de plumas, basada en un cuento de Horacio Quiroga, y noche de regreso, sobre las alucinaciones de un hombre tras un accidente de tráfico y está inspirada en un cuento de Julio Cortázar. “Todas las piezas encajan de una forma muy bonita, como si fueran un gran puzzle”, este gran artista deja de moverte quien ha logrado enmarcar los temas muy macro de su país (violencia, crimen, pesadillas) en un espacio muy micro, con la ayuda de cientos de muñecos y miles de marcos fotográficos.

Pedir. ¿Por qué te interesa la vida de Ingrid Olderöck?

Responder. Este cortometraje parte de la idea de serializar sobre un personaje menos conocido en la historia política de Chile. Allá por el 2016 nos reunimos con [la directora de arte] Constanza Wette y [el guionista] Martín Erazo, y empezamos a desarrollar esta idea. Cuando investigamos, la figura de Ingrid Olderöck apareció en varios libros, y amigos relacionados con los derechos humanos nos hablaron de esta mujer. Poco a poco, su figura empezó a llamar nuestra atención a través de las diversas entrevistas que concedió. La escritora Claudia Donosso la entrevistó una vez, y también [la periodista] Nancy Guzmán, quien publicó un libro sobre ella [Ingrid Olderöck. La mujer de los perros]. Leí el libro completo y pude explicar, con sus propias palabras, todo el trauma que había vivido y todos los delirios de persecución que, en el fondo, padecía por ser parte del sistema en el que había decidido participar. Este caso me pareció muy interesante para hablar del crimen a partir de una historia real, pero claramente ficticia la mayoría de los hechos sucedieron para ahondar, desde lo filosófico y lo poético, hasta el crimen.

pags. ¿Qué no sabemos de Olderöck que puedas convertir en ficción?

Toda la cultura que te acompaña te espera aquí.

cliente

r Por ejemplo, en un cortometraje la imagen mental es muy importante, y obviamente no está documentada en ningún lado, es completamente ficticia. También está la caracterización de la relación con su perro, algo exagerado, así como la relación con su cuerpo. Eso es algo que quiero resaltar para cuestionar la figura de esta mujer en un sistema ultrapatriarcal como cualquier dictadura, gobernado por hombres, y en el fondo donde también es ocupada como objeto. Así como los nazis usaban mujeres para torturar a mujeres, aquí pasó lo mismo. Y también queremos tratar de describir la soledad que vivió esta mujer, que decidió por la forma en que alejaba a las personas y porque no se llevaba bien con su familia. Es una persona muy solitaria. Para intentar hablar de ello, se utilizan elementos de ficción. Las personas que ven cortometrajes no deben esperar ver documentales. Esta es una apuesta filosófica y estética.

pags. Quieres hablar del mal pero tu propuesta no es muy Eichmann en Jerusalénde Hannah Arendt, donde la persona que delinque es un trabajador más de un régimen.

r Sí, hay una influencia de eso, de lo que dice Arendt cuando habla de la ‘banalidad del mal’, pero mucha gente lo malinterpreta como si empatizara con los perpetradores. Pero no es así, es entenderlo desde el otro lado. Ahora, por supuesto, aunque Animales salvajes No queremos empatizar, intentamos hablar de lo que puede frustrar a alguien como él. A través de la simbología tratamos de dar una idea del pasado que tuvo, y la formación que tuvo. Al final de ver una película, uno puede reflexionar, por ejemplo, si tú o yo hubiéramos recibido este tipo de educación, ¿seríamos animales como ellos o no? Creo que ahí es donde está nuestra búsqueda, en lugar de decir que todos en el fondo no son tan malos como parecen, pero están condicionados a ello. Yo creo que obviamente Ingrid Olderöck tenía mucho de eso, fue condicionada desde muy joven, sus padres eran de la Alemania nazi, entonces era muy difícil para ella ser otra persona o dedicarse a otra cosa. Creo que todo lo que pasó, y la violencia que soportó de niño, lo condicionaron definitivamente para ser quien fue hasta el día de su muerte. Una de las capas de leer un cortometraje es que todas las acciones y elecciones de la vida te llevan a una vida muy triste. Creo que el veneno inundó y coloreó nuestro cortometraje.

pags. ¿Podríamos todos terminar allí?

r Sí, o no, pero creo que debes darte cuenta de que este tipo de personajes conforman sociedades enteras.

pags. ¿Te pone nervioso ser demasiado empático con él cuando estás filmando un cortometraje?

r Sí, eso es algo con lo que siempre trato de tener cuidado, sobre todo para que no se malinterprete que alguien simpatice con eso. Pero creo que también hay algún tipo de engaño en el cortometraje. Lo veo como un engaño a los espectadores. Intento hacer creer a los espectadores que en el fondo una persona busca empatía, por ejemplo, a través de los perros. Primero está el efecto de la dulzura en el perro, pero luego ves para qué está sentado. Recientemente conocí a una mujer que era vecina de Ingrid Olderöck y recibió un perro como regalo de ella, sin saber quién era. Lo conoció sin saber qué cosas había hecho antes. Y luego, el día que murió, descubrió quién era. Entonces, por supuesto, si te enfrentas a conocer a alguien del otro lado, seguramente empatizarás aunque sea un poco. Si una persona no tiene datos, obviamente puede tratar de entender a alguien. Ahí es donde él juega en el cortometraje, porque al principio no sabemos lo que está haciendo. Y luego lo resolveremos poco a poco.

pags. Hablemos brevemente de los perros. ¿Cuánto es documental y cuánto es ficción?

r Ingrid Olderöck tiene tres perros, pero decidimos centrarnos en uno solo, a saber, el perro al que decidió llamar ‘Volodia’, que es básicamente una forma de burlarse de los torturados: Volodia Teitelboim era la líder del Partido Comunista en Chile. En la vida real sabemos la función que cumplen los perros, que es la de torturar, y obviamente eso es algo muy traumático. Pero el perro también es una herramienta más para poder contar ciertas cosas, para poder contar la soledad que ha decidido afrontar. Nos ayuda hablar de su desconexión con la realidad. Sobre todo hacia el final, cuando vemos que este personaje ya no piensa en nada más que en sus problemas mentales, se desconecta por completo de este perro, que es básicamente su única relación con la realidad. Y los perros son los únicos lo suficientemente sensibles como para notar todas estas presencias algo paranormales que representan prisioneros desaparecidos que acechan a esta mujer. Hace la vista gorda a todas estas apariciones, a todas las personas sin rostro que se le aparecen en las nubes o frente a su casa, y el perro es el único eslabón.

Una escena de un cortometraje de animación. "Animales salvajes" del director Hugo Covarrubias.
Escena del cortometraje de animación “Bestia” del director Hugo Covarrubias.Esteban Félix (AP)

pags. La epidemia chilena de 2019 fue precisamente el momento en el que se vieron muchos de los ‘fantasmas’ de la dictadura. ¿Ese evento cambió el enfoque de su cortometraje?

r Vimos el brote como algo muy importante y encontramos mucho más sentido en hacer este cortometraje, aunque comenzamos con la idea en 2016. Lo que hacemos está, obviamente, muy influenciado por el poder de la plaga social. Ayuda que quizás esas escenas que quedan por rodar, que son pocas pero muy importantes, queden con un poco más de alma, un poco más de corazón, un poco más de fuerza. Por ejemplo, se pensó en una escena en la que destruye su casa antes de que ocurriera la plaga. Pero la forma en que lo arruinó todo, y todo se fue al altar, creo que es una decisión que tiene algo que ver con la ira que yace dentro de nosotros también. Estaba enojado con el mismo sistema, pero por otra razón. Estaba enojado porque lo echaron, porque ya no podía torturarlo, porque lo engañaron, porque se sintió traicionado. Se sintió tan agraviado porque, según él, manejaba mucha información y por eso lo querían matar. Terminó desconfiando de todo el sistema que le enseñó a hacer todas estas cosas.

Hugo Covarrubias, director de documentales chileno "Animales salvajes"nominado a los 94 Premios de la Academia.
Hugo Covarrubias, director del documental chileno “Bestia”, fue nominado a los 94 Premios de la Academia.Esteban Félix (AP)

pags. ¿Cuál es ahora el lugar del cortometraje ‘La Venda Sexy’ donde se lleva a cabo la tortura?

r Este lugar es una casa y hay una lucha de un grupo de personas para hacer de este lugar un centro de memoria. Pero actualmente vive gente allí, es una casa en un barrio de clase media en Santiago. Durante la dictadura lo llamaban ‘Venda Sexy’ porque las mujeres eran vendadas para torturar, y ‘sexy’ porque había violación. Y otro nombre que ha recibido este lugar es ‘discoteca’, porque también ponen música tan fuerte que no se escuchan los gritos. Todos esos datos también están en el cortometraje. Y bueno, la gente todavía vive allí hasta el día de hoy. Fuimos a grabar al aire libre para tomar algunas fotos y la gente se enojó. Afuera había un monumento, un monumento a los prisioneros desaparecidos, y el dueño de la casa siempre lo estaba rompiendo. Así que creo que hay negación y un poco de conciencia por parte de las personas que viven en esa casa hoy. Ojalá sirva para esto, para estar nominado a un Oscar: ojalá sirva para que el lugar sea considerado un lugar de memoria. Y no una casa cualquiera que en el fondo niegue todo lo que allí pasó.

Suscríbete aquí a la newsletter de EL PAÍS América y recibe toda la información importante sobre la actualidad de la región

Source link

Related posts

Leave a Reply

Your email address will not be published.